Jorge Donoso y familia

Conocimos a Jorge Donoso en su casa de jardín en la ciudad de Milagro. Realmente conocerlo, como se identifica a una persona en un ambiente familiar personal en su querido hogar, cuando rodeado de sus plantas, sus bellas orquídeas, el se mostraba tan gentil, tan fácil y modesto al intercambiar conversaciones sobre algo que nos unía, y lo hacía con un fervor auténtico de cruzar conocimientos, de buscar en el misterio de la naturaleza, toda su belleza y esplendor.

Su solidaridad, su gentileza tan auténtica, su amable modo de tratar a quienes conocía, lo convertía de inmediato en un interlocutor genuino. Tantas veces recurrimos a él para que nos ayude a conformar las diversas exposiciones de la Asociación a la que tanto queremos. No hubo veces en la que haya jamás rehusado el favor que le solicitábamos sabiendo que de todos modos no dejaba de ser una molestia para él y sus ayudantes... ahí estaba patente su hidalguía, su delicadeza y su generosidad sin límites.

Cuanta falta nos hará Jorge Donoso. Será necesario colocar una placa dentro del Jardín Botánico con su nombre para que su recuerdo sea ejemplo de un ser especial que como él

contribuyó enormemente en este sitio privilegiado para convertirlo en belleza, y él, solidario como era su naturaleza, también, con quiénes, otros socios, forjamos con amor y dedicación convirtiendo en ese terruño del alma de Guayaquil, un pensil, un bosque, un remanso de paz florecido, en un jardín del Edén.

Boletín  - Asociación Ecuatoriana de Orquideología

Por Leonor Estrada de Vinueza

 

Luego del lindo homenaje que le ha hecho Titina, sólo me resta agregar unas palabras para relievar la extraordinaria colaboración de Don Jorge, junto con su esposa Lucía y de sus hijos Mariela, Virginia y José tanto en lo que se refiere a las exposiciones de orquídeas que hemos organizado cómo a su colaboración en el Jardín Botánico de Guayaquil.

En el año 1979 realizamos la tercera Exposición Internacional de Orquídeas del Ecuador en la que por primera ocasión  contamos con la colaboración de jueces del American Orchid Society encabezado por Robert M. Scully Jr, y decidimos presentar un evento que nunca antes se hubiese realizado en Guayaquil, ya que participarían cultivadores de Estados Unidos, Francia, Colombia, Venezuela y Panamá, además de los ecuatorianos de Guayaquil, Quito, Cuenca, Puyo y Loja. 

Así pues una delegación de nuestra asociación se dirigió a Milagro a la residencia de la familia Donoso Castro para definir las plantas que debíamos traer de su vivero para realizar el marco de verdor con que ornamentaríamos los salones del Centro Cívico. Gracias a la desinteresada colaboración de esta familia, en la víspera de la apertura de la exposición se trajeron a Guayaquil miles de plantas ornamentales que llenaron de vida los inertes salones y que recibirían a las miles de orquídeas que se exhibirían.

Desde entonces y siempre en todas las exposiciones siguientes la colaboración de la familia Donoso Castro fue extraordinaria.

De igual modo, en el año 1984 una vez que gracias al filántropo Thomas Simpson, el Jardín Botánico contó con un pozo de agua donado por él, que permitió el desarrollo de la jardinería en sus diversas áreas, y fue entonces cuándo el concurso de la familia Donoso Castro, se hizo presente no sólo donando las plantas ornamentales sino sembrándolas y dándole un aspecto diferente a estas áreas que hasta entonces sólo albergaban unos pocos árboles.

Otra destacada participación de esta familia fue cuando a partir del año 1998, siendo alcalde de Guayaquil León Febres-Cordero, le encargó a nuestra asociación la reconstrucción de cinco principales parques de la ciudad para ser reconstruidos. Entonces con la ayuda y participación de Don Jorge y su hija Virginia, pudimos brindar a Guayaquil verdaderos parques llenos de flores y con las facilidades públicas necesarias para recibir a miles de visitantes que lo visitaron desde entonces. Eso fue un ejemplo para otras instituciones y empresas que replicaron lo que habíamos rescatado de Guayaquil, contribuyendo a la transformación de las áreas verdes de nuestra ciudad.

También tenemos que destacar la labor que Mariela realizó en colaboración con Pedro Pablo Gómez en el diseño y construcción de las exhibiciones que presentábamos en las exposiciones internacionales y posteriormente en las que presentamos en Singapur y Johannesburgo, que contribuyeron a las consecución de la sede para presentar la 22WOC realizada en Guayaquil en Noviembre del 2017. Pero Mariela también en colaboración con Jame (Pepín) Pérez realizó una extraordinaria presentación de Génova en el marco de la EUROFLORA  y en Guayaquil en las TROPIFLORA que se reiniciaron  desde el año 2007 hasta el 2010 cuando presidía nuestra asociación Ana María Piana de Estrada. 

Por Arcadio Arosemena Gallardo.

 

  • Facebook
  • Instagram

© 2020 creado por Creado por Elephant Digital Group.